PyPnews Cargando

El sahumo es una forma de medicina basada en la sabiduría de las culturas originarias, entendiendo como medicina a todo aquello que implica un contacto con el espíritu, permitiendo de esta manera equilibrar nuestra integridad generando una mejor calidad de vida. Se la considera una medicina chamánica, por ende, alternativa para Occidente.

La medicina chamánica tiene en cuenta el espíritu, las emociones y todo lo que pueda afectar el cuerpo luminoso (aura), que es esa burbuja energética que cubre nuestro cuerpo físico, debido a que todas las enfermedades ocurren primero en este nivel, el cuerpo energético se enferma antes que el cuerpo físico.

El propósito es trabajar para que las malas energías o las emociones negativas no afecten directamente al cuerpo físico y así prevenir las enfermedades.

Los chamanes son los médicos primitivos en distintas culturas. Desde Alaska, pasando por Canadá, los Estados Unidos, nuestros propios pueblos originarios, estos médicos conocían mucho sobre las cualidades de hierbas y plantas y sobre todo aquello que nos ocurre antes de que se manifieste a nivel físico.

En la tradición andina (Perú, Norte argentino) el sahumo es importante y tiene un significado ritual. Por ejemplo, el uso de las hojas de coca y laurel son sagradas.

“Cada vez que se sahuma o se prende algún fuego de manera ritual se ponen tres hojas de coca como una ofrenda al Creador, el humo tiene la ventaja de llegar rápido, de subir a las grandes montañas donde están los guardines y allí nuestros deseos, nuestros miedos y los más íntimos anhelos llegan a Dios, al gran Espíritu”, precisó a pypnews Mónica Prujel.

“Cuando uno hace la ofrenda debe pedir, intencionar algo: salud, dinero, amor, y se sopla tres veces sobre las hojas que se ofrendan antes de quemarlas sintiendo que ese deseo está cumplido. No se pide como algo que nos falta, sino como algo realizado y se agradece”, subrayó.

Las ofrendas varían de acuerdo a las regiones. En México, por ejemplo, se utiliza el copal que es una resina sagrada, hojas laurel y de coca, y se emplean además plumas, sonajas y el tambor.

En tanto, en la zona de Oriente, donde se registra el nacimiento de Jesús, las ofrendas son incienso, mirra y benjuí, que son resinas que purifican.

Consultada sobre qué podemos elegir para sahumar nuestra casa, Mónica Prujel sugirió usar mirra, benjuí, copal, palo santo (que no es imprescindible, pero perfuma), hojas de laurel, de coca, salvia, manzanilla, lavanda, que ayudan a purificar el ambiente.

“No es necesario sahumar ni sahumarse todos los días, una vez por semana o cada 15 días es lo recomendable”.

No hay días ni horarios establecidos para la práctica medicinal, no obstante, se sugiere hacerla a la mañana, temprano, o a la tarde.

“Puede hacerse cuando cada uno lo necesita, y para eso es importante estar atentos al entorno y a lo que perciben, porque pueden advertir que está muy pesado el ambiente, que hay nerviosismo, mal descanso o malestar entre quienes conviven, en esos casos es aconsejable sahumar día por medio”, apuntó.

Cualquiera puede sahumar y sahumarse; sólo necesita un carbón incensario, un carboncito común o una brasa. “Prenden fuego en algún lugar de la casa con una madera elegida y tomamos una brasa que pueden servirnos para sahumar”, ejemplificó la entrevistada.

Para sahumar siempre es ideal tener hojas de coca, de laurel, salvia, lavanda, ruda, manzanilla, romero, incluso tabaco, que se puede poner en el piso debajo de las aberturas y después de la sahumar se lo retira y se lo deposita en la tierra.

Hay quienes recomiendan sahumar desde atrás de la casa hacia adelante con todo cerrado y abrir una vez que se termina. También se puede hacer siguiendo el sentido de las agujas del reloj, recorriendo toda la vivienda, cada una de las habitaciones, hasta llegar al lugar donde se inició todo.

 

Mirá el video ya prepará una sahuma para tu hogar 

https://www.youtube.com/watch?v=oEa5CzPvolk&t=112s

 

Baño con hierbas

Mónica Prujel compartió un baño con hierbas para limpiar el cuerpo energético:

Calentar agua en una olla grande, un litro por persona, y antes de que hierba sacarla del fuego y agregar un puñado de hierbas medicinales (salvia, romero, incayuyo, manzanilla, hojas de palo borracho, hojas de níspero, hojas de naranja o de eucaliptus). Deja reposar y utilizar durante el aseo. Se realiza siete veces, una vez por semana, y eso nos ayuda a poner fuerte el cuerpo áurico para prevenir enefermedades.

Quemar salvia blanca, para transmutar la energía de los espacios

Quemar enebro, para energizar el cuerpo y la mente

Quemar artemisa, para tener sueños lúcidos

Quemar cedro, para bendecir las casa o espacios nuevos

Quemar romero y lavanda, para alejar todo virus, bacteria o enfermedad del ambiente

Quemar ruda, para alejar la mala energía

Quemar canela, para darte calma y tranquilidad

Quemar menta, para calmar tus pensamientos

Quemar laurel, para atraer la abundancia y prosperidad económica

Quemar cáscara de ajo, para ahuyentar toda mala vibración y envidias

Quemar tabaco, para purificarte

Quemar copal, para purificar y proteger

Paola Ponroy
paola@pypnews.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *