PyPnews Cargando

La impulsora de este método fue la pediatra húngara Emmi Pikler. Ella trabajó en un Instituto donde acompañó y observó a vari@s niñ@s privad@s del acompañamiento familiar.

Su investigación estaba basada en la interferencia adulta en el desarrollo motriz de l@s peques.

 

  • NO es necesario apresurar la aparición de pautas del movimiento. Es decir, forzar a que se sienten, a ponerles de  pie, a que caminen, etc.

 

  • Lo mejor que podemos brindarles es un AMBIENTE PREPARADO y ADAPTADO a sus necesidades. Un espacio seguro que les permita moverse con libertad, investigar y experimentar.

 

  • Que un/a bebé se siente, manipule objetos o camine antes NO se condice con mejor o peor capacidad motriz o intelectual. Hay pautas que observamos l@s pediatras para saber si en algún momento se necesita otra evaluación o consulta.

 

  • Ropa cómoda y piecitos descalzos.

 

  • Si usamos JUGUETES que sean de materiales nobles y no estén cargados de estímulos innecesarios (luces, sonidos).

 

  • No interferir no significa dejarles sol@s. L@s adult@s estamos para cuidar el ambiente y los riesgos y brindarles apego seguro.

  • Anticiparles cada movimiento que haremos sobre su cuerpo (voy a cambiarte, vamos a bañarnos, voy a vestirte).

 

Los efectos de esta forma de acompañar no sólo son favorables para el desarrollo de su motricidad, sino también en su confianza, en sentirse competentes (conciencia corporal) y cuidad@s.

 

Facebook: Pediatria Vincular

Instagram: pediatria_vincular

María José Perez Bisco
mariajose@pypnews.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *