PyP News Cargando

Movimientos conscientes para evitar lesiones

El ser humano es movimiento de músculos, de sangre, de linfa. Por eso, nada justifica el reposo, a excepción de un problema traumático agudo (dolor químico).

Hay personas que deciden no moverse porque les duele alguna parte del cuerpo, pero es un concepto erróneo porque las articulaciones están diseñadas para el movimiento y se lubrican gracias a él.

Por ello, es fundamental evaluar las condiciones físicas y del entorno al momento de iniciar cualquier actividad, para evitar lesiones que puedan decantar en la decisión de abonar el movimiento, producto del dolor.

Hay cada vez más personas que comienzan a correr, desconociendo que hay técnica para hacerlo y así evitar lesiones.

“La mayoría de las personas consideran que, si todos podemos caminar, todos pueden correr, el tema es que si lo hacen solos y no tienen idean alguna de la disciplina es muy probable que se lesionen, porque hay cuestiones importantes que deben tener en cuenta”, comenzó explicando en la charla con PyP News la doctora en Kinesiología y Fisiatría (MP 148), Felisa Quijano (@felisa_quijano_).

 

En este sentido, la profesional recordó que el proceso debe ser paulatino.

Entonces, al principio se trota y se camina, controlando la frecuencia cardíaca, “porque donde comenzás con deuda de oxígeno y no hacés el cambio respiratorio empezás a trabajar otros músculos y en lugar de usar el diafragma (que es el motor primario para el cambio respiratorio), trabajás los músculos accesorios, cuya función es de respirador secundario, y así tienen inicio las contracturas en el cuello y los brazos”, graficó Quijano.

 

Es transcendental, entonces, tener un ritmo y correr movimiento los brazos.

 

 

Otro aspecto clave es el calzado, “porque con cualquier zapatilla lo más probable es que comiencen a aparecer las lesiones”, alertó la entrevistada.

Quienes quieren trotar o caminan muchos kilómetros tienen que prestar especial cuidado con el calzado.

“Lo ideal es tener dos pares de zapatillas y cambiarlas cada 48 horas, para darle tiempo a los componentes del calzado a que se repongan y sirvan de amortiguación para la próxima actividad”, explicó la doctora en Kinesiología y Fisiatría.

Quienes hacen 80 kilómetros por semana, por ejemplo, el par de zapatillas les dura, como máximo, ocho meses, luego se vence, aunque su aspecto las muestras impecables.

 

Las lesiones más comunes en los corredores

Las lesiones en las prácticas deportivas se producen por uso, abuso o mal uso.

Hay lesiones que son típicas de algunos deportes, como la lumbalgia en golfista o en jugadores de hockey.

Si bien ya hay estudios hechos en corredores descalzos, al momento de evaluar el pie de cada corredor la atención está puesta en su base: si la persona tiene un pie muy cavo, donde hay mucho arco, la mayor carga la hace en el antepié, en la cabeza de los dedos, y en consecuencia comienza a desarrollar dedos en garra.

“Con ese tipo de pie, si no hace un buen trabajo de elongación de gemelos y no intercala el running con otra actividad física, a la larga o a la corta, se le hará una fascitis plantar, que es la inflamación de la fascia, que es la membrana que envuelve todas las cadenas musculares”, enfatizó.

Al respecto, agregó que “el 70% de las veces, el dolor en tobillo, rodilla o fascia del pie proviene de las lumbres, porque el impacto repetitivo puede provocar una compresión de las raíces nerviosas; con el tiempo el dolor no surge en la zona lumbar, pero un día duele el pie y la fascitis la descubrís a la mañana, cuando te levantás y de la nada te duele el talón”, anticipó.

Los kinesiólogos los profesionales que pueden hacer una evaluación funcional y detectar si el problema viene del pie o de las lumbares y abordar la dolencia trabajando con fisioterapia, sobre todo al principio, cuando hay dolor químico; luego se trabaja la planta del pie, los gemelos y la cadena posterior con rodillos fríos y calientes, amansando los agarrotamientos típicos que se dan después de las maratones o carreras y se finaliza con un drenaje linfático que prepara todo el sistema muscular para la próxima competición.

“Con medicación lo único que logramos es taparle la boca al dolor. El dolor es la manera que el cuerpo tiene de hablar y hay que interpretarlo, comprender de dónde viene y cuál es la causa; luego de ello podés reintegrar a un deportista a su actividad, que es lo más desea”, resumió Felisa Quijano.

La kinesiología es el estudio del movimiento, por ende, los kinesiólogos están capacitados para trabajar en todas las áreas: cardiaca, traumatológica, neurológicas, gerontológica, con discapacidades de niños y adultos, en casos de parálisis cerebral, todas instancias que requieren de un abordaje en interdisciplinario.

La fisiatría supone el abordaje de las patologías, pero con agentes físicos: onda corta, ultrasonido, magneto, radiofrecuencia.

Así, un traumatismo que está en una etapa donde hay dolor químico (agudo) primero hay que abordarlo con un agente fisiátrico (láser, magneto o lo que disponga).

¡Sumate!
Paola Ponroy
paola@pypnews.com

Deja una respuesta

error

¡Sumate!

YouTube
YouTube
Instagram