PyPnews Cargando

Sexualidad alternativa en tiempos de aislamiento

Con el aislamiento por la pandemia del coronavirus hay parejas y personas con vínculos sexoafectivos que quedaron separadas; también hay millones de solteros y solteras que no pueden salir al encuentro de una relación, y en este contexto debieron apelar a nuevas formas que les posibiliten satisfacer sus necesidades y deseos sexuales.

Así, el sexo virtual o sexting se puso a la orden del día, obligando, incluso, al Gobierno a lanzar advertencias sobre cómo mantenerlo de manera segura.

Ahora bien, ¿compartir fotos con desnudos y mantener un intercambio potenciado por lo visual satisface de la misma manera a hombres que a mujeres?

“Biológicamente somos seres sexuales y, obviamente, no estamos preparados para tener esta sexualidad alternativa y virtual; pero, a pesar de ello, los hombres tienen más recursos para excitarse porque son heterogaméticos y, por ende, son visuales y ellos se predisponen químicamente mucho mejor y de una forma más placentera para disfrutar de este sexo alternativo”, explicó a pypnews Maribel Suárez, sex coach especializada en neurosexo.

¿Qué pasa con las mujeres y el sexo virtual?

“Somos homogaméticas y no tenemos los recursos naturales ni biológicos para disfrutar de esta sexualidad, porque nos regimos por estrógenos y el aparato vomeronasal: gusto, olfato y tienen mayor sensibilidad al tacto”, precisó la sex coach.

A pesar de que el sexo virtual, con sus fotos sin ropa (nudes), bien hot, favorezca más la excitación de los hombres que de las mujeres, la entrevistada aseguró que “las ganas están en las dos partes y se está implementado esta forma de sexualidad alternativa donde las mujeres se animan a practicarlo, y es ahí donde se produce el quiebre”, alentó.

Es un camino que se está comenzando a transitar de forma masiva, aunque aún no tenemos educación, formas ni armas para usar esta sexualidad, que hasta es riesgosa, y eso hace que muchas personas desistan de este recurso.

¿Qué es el sexo virtual?

La actividad de recibir y enviar mensajes, fotos, ilustraciones o videos con contenido explícitamente sexual a través de algún dispositivo electrónico. El propósito es generar un estímulo sexual en la otra persona, que puede o no masturbarse mientras chatean. Generalmente el sexting está asociado a mandar nudes pero no siempre es así ya que hay mucho más por hacer.

Hay personas que se sienten cómodas enviando fotos con desnudos y otras que no. Existen muchas más maneras de relacionarse sexual y virtualmente con alguien: si les gusta la música suave, latina o el rock, va por ahí también. Si les fascina la lencería, los accesorios o una remera blanca estirada, también está bien.

Paola Ponroy
paola@pypnews.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *