PyP News Cargando

 

Desde la medicina milenaria tradicional de India se trabaja con la terapia shiva paritcha, mediante la cual se hace un diagnóstico a través de la inspección visual de la lengua que posibilita hacer una inspección visual del intestino grueso o del hígado.

“Cuando observamos la lengua de una persona podemos obtener mucha información acerca de su estado de salud general y del funcionamiento de sus órganos internos. La lengua es un elemento reflejo del interior del cuerpo con la ventaja que se encuentra visible. La lengua, que es un órgano sensorial, que nos da mucha información, no solamente desde qué órganos pueden estar afectados sino también por el color, las marcas y la forma que tiene la lengua; todo eso contribuye a que podamos diagnosticar”, destacó la terapeuta ayurverda Guillermina Minicucci en PyP TV.

Cuando una lengua está muy blanca significa que hay toxinas en el cuerpo, eso se denomina saburra lingual y no se quita ni siquiera cepillándola.

“Si encontramos un surco en el centro también nos habla acerca de una dolencia en la columna vertebral, que va desde las dorsales hasta las cervicales, entonces esta persona no sólo tiene el cuerpo intoxicado, sino que además presenta problemas de espalda; seguramente toma muchísimos medicamentos y su sistema digestivo está comprometido”, graficó la terapeuta al momento de ejemplificar los alcances del registro que muestra nuestra lengua.

En la lengua están representados los órganos y, de acuerdo a la coloración o marcas que se observen se puede saber qué parte del cuerpo está afectada.

“Si vemos más colorado en el centro y más irritado en los costados advertimos qué punto exactamente y qué órganos están afectados; además miramos si la lengua está cortada o las papilas gustativas están inflamadas”, agregó.

La parte de atrás de la lengua representa el colon y el intestino, la parte digestiva está a los costados con el hígado, en en el centro está el estómago, en el medio los riñones.

“La lengua provee un registro médico, tiene información interna importantísima, entonces, de acuerdo a lo que muestra la lengua podemos saber si hay algo fuera de lo común y así lo relacionamos con el órgano al que está asociado”.

Desde la visión de la medicina de la India una la lengua muy blanca muestra toxinas, todo lo que sobra y no pudimos eliminar del cuerpo por la orina o por la materia fecal, pero debemos hacerlo de todos modos porque esa toxicidad es peligrosa y sigue circulando en la sangre. Un ejemplo de ello es sacar la lengua y verla blanca en la parte de atrás, eso significa que la parte intestinal está con toxinas, señal que necesita ser depurado.

 

Recordemos que la lengua contribuye a que juntemos bacterias que pueden ser causantes de otras enfermedades en nuestro organismo, y a pesar de cepillarla no la intoxicamos; esto puede ser causante de halitosis y de gastritis.

 

Para contrarrestar los efectos, en la India se aconsejan los buches con aceite de sésamo, también de oliva; la idea es no quitarse la mucosa bucal que también corroe y podemos quedarnos sin protección en todo el tejido bucal, “porque eso también trae problemas porque estamos quitándole la protección a un órgano que necesita estar protegido porque está en contacto no sólo con el alimento sino también con todo el exterior, entonces hay que prestarle más atención, cepillarla ayuda pero debeos estar más atentos por toda la información que podemos tener en base a saber qué órgano tenemos que tratar, o por lo menos cuál es el que está más afectado”, enfatizó la terapeuta ayurveda.

Saber que tenemos la lengua blanca nos da una señal que las toxinas con las que acarreamos y eso nos permite pensar de qué manera podemos desintoxicarnos, haciendo un acomodamiento de nuestra alimentación por un tiempo, como los lácteos y las harinas, eligiendo verduras y frutas hervidas y así podemos ir limpiando el organismo y la lengua volverá a su color.

“Una lengua sana es como una frutilla, tiene ese color colorado brillante y rozagante”.

 

Asimismo, la lengua no sólo nos da información de una dolencia física y de los órganos afectados, sino que también podemos degustar el alimento y sus nutrientes percibiendo los seis sabores: dulce en la punta, a los costados el agrio o ácido, en el medio es picante, a los costados hacia adelante lo salado, en la parte de atrás astringente y un poco más adelante, lo amargo.

Rasas, los seis sabores

 

Mirá el video

https://www.youtube.com/watch?v=EKF1UkkirKM&t=40s

¡Sumate!
Paola Ponroy
paola@pypnews.com

Deja una respuesta