PyP News Cargando

Las 22 cartas de los arcanos mayores son usualmente consideradas las más importantes de la baraja ya que revelan los cimientos y pilares de la vida del consultante. Ellas consisten de arquetipos universalmente reconocidos y figuras altamente simbólicas que cruzan un amplio espectro de la mitología y religiones.

A lo largo de la historia el hombre se ha cuestionado todo: el clima, las estrellas, los fenómenos físicos, resolviendo casi siempre los misterios, expandiendo sus horizontes de conocimiento a través de las preguntas; indagando en el micro y el macro cosmos.

Pero su mayor enigma y desafío ha sido conocer el universo interno, el de su propia esencia. Y eso lo ha llevado por el más intrincado de los caminos, haciendo de las preguntas su espejo.

A lo largo de los siglos los seres humanos han sucumbido ante los mismos miedos, emociones y dificultades, y adentrado en los laberintos del alma descubrimos que las emociones y las contingencias ha sido las mismas siempre: temor, odio, celos, traiciones, desamor y un sin fin de situaciones.

En esta búsqueda interna por resolver su presente y el temor por el futuro, el oráculo se presenta como luz que disipa el miedo.

El oráculo es la llave del portal que conecta los mundos sutiles y la realidad material, que son en aspecto diferentes, pero su sabiduría es la misma: runas, estrellas, cartas, según cada tradición.

En nuestro mundo occidental el más conocido hasta nuestros días es el Tarot, un compendio de arquetipos que abarca el abanico del acontecer humano.

Generalmente utilizado como un instrumento adivinatorio, trae consigo una enorme sabiduría de sanación que tiene todas las respuestas, si se le hacen las preguntas correctas.

En esa instancia más profunda, la terapéutica nos acompaña en un proceso de transformación y superación personal.

¿En qué consiste?

Cada arcano viene con una información diferente, recursos para aportarnos ante cada aspecto de nuestra vida que requiera ser sanado.

Así, podemos sanar una estima propia deslucida, acompañados del poder y la autoridad de El Emperador. El que representa la solidez emocional, la estructura y el rol paterno (cabe aclarar que los roles pueden cubrirlos tanto hombres como mujeres).

Dejarlo que nos guíe preguntando quién es él, cómo se conectó conmigo en la infancia, con qué palabras me definió, cómo ejerció su autoridad.

Desde otro ángulo también podemos preguntarle cómo y con qué recursos cuento para lograr su solidez, a quién le doy autoridad y a qué me autorizo

Así, guiados de la mano del terapeuta podremos recorrer el camino del despertar, siempre con nuestra tutela y poder de decisión.

Leé más Tarot: la manifestación del inconsciente en una baraja

¡Sumate!
PyP News
pypnews@pypnews.com

Deja una respuesta