PyPnews Cargando

La psicomagia es una técnica sanadora del chileno Alejandro Jodorowsky, que es quien toma este concepto.

Sus inicios fueron como artista. Luego comenzó a hacer lecturas de Tarot en un bar, instancia en la que se dio cuenta que los emergentes principales por los cuales iban sus consultantes siempre estaban ligados a su biografía, o a la historia transgeneracional; es entonces cuando comenzó a plantear que ante un problema no bastaba con hacerlo consciente, sino que faltaba un paso más.

A partir de ahí comenzó a aplicar los actos de psicomagia, nutrido de la experiencia vivida durante su estadía en México, en contacto con prácticas chamánicas indígenas realizadas por “Pachita”, una bruja que era una curandera tradicional que en sus curaciones aplicaba estas operaciones espirituales, psíquicas, y le daba a los consultantes prescripciones precisas de no asistir a la medicina tradicional para saber cómo se encontraba la enfermedad que los aquejaba y que ella había operado simbólicamente; y lo que sucedía es que aquellos que desoían esta advertencia tenía un rebrote de la patología, en cambio, quienes respetaban la orden lograban un estado de salud pleno.

 

Si lo tomamos explícitamente, un acto de psicomagia es equiparable a un acto simbólico o a un ritual.

¿Cuándo vamos en busca de un ritual? Esencialmente cuando tenemos una necesidad.

 

Los ritos generan marcas en nuestro inconsciente y de hecho hay muchos ritos que son conocidos -y que van más allá de encender una vela-, tales como el ritual del casamiento, el bautismo, los rituales de iniciación de la menarca, es decir, instancias en las que hay pasajes que establecen marcas entre un período y otro.

En nuestro psiquismo todo lo que queda cerrado porque tuvo una buena resolución pasa al fondo, por el contrario, cuando hay situaciones que permanecen abiertas, vuelven de una u otra manera para ser cerradas. Entonces, una buena forma de ayudar a que nuestro inconsciente cierre lo no cerrado es a través de un ritual, o un acto simbólico, o de psicomagia.

Por ejemplo: si alguien por la razón que fuera no pudo despedir en la muerte a un ser querido, eso va a quedar como algo abierto y comenzará a aparecer la culpa, se hará cuestionamientos o tendrá el deseo que quedó sin cerrar, como despedir al muerto o escuchar lo que hubiera querido que ese ser le dijera cuando estaba vivo; así, en un acto psicomagia, la persona puede hacer ese cierre, porque ese acto funciona como un símbolo que va a inscribir algo en su consciente, ya que nuestro inconsciente es absolutamente atemporal. En consecuencia, lo que quedó abierto allá mediante esta herramienta puede cerrarse; esa persona puede escribir una carta de despedida a ese ser querido, puede hablar con ese muerto o hacer que ese muerto le diga todas las cosas que no escuchó de él y es posible que algo se cierre.

Alejandro Jodorowsky, como artista, habla de la necesidad de ser creativos en el acto simbólico que se realiza, por eso asegura que cuando requerimos un acto simbólico es porque necesitamos enfrentarnos a situaciones inconclusas, que generalmente están vinculados con miedos, y para trascenderlos hay que mirarlos de frente y a través de esta experiencia se puede atravesar lo que en la vida real no nos animamos.

El acto simbólico tiene que ser muy cuidado y deben estar muy bien elegidos los elementos que se van a utilizar, porque si no hay un registro ni empatía con la situación, no tendrá efecto. Porque este símbolo que se establece con el ritual se percibe con todos los sentidos en el presente, y el inconsciente lo siente y lo vive como un presente.

Es una cuestión emisión-recepción de mensaje. Para que un mensaje llegue a su destino y sea entendido, es imprescindible que el código sea adecuado al receptor y que la dirección sea la correcta. La palabra pertenece a lo consciente, a la razón, mientras que el acto simbólico pertenece al inconsciente, a lo irracional. Sencillamente, los conflictos no se almacenan en forma de palabras en el plano de la razón, sino en forma de símbolos, como el lenguaje de los sueños y en el plano de lo corporal. Para poder acceder a ellos hay que usar la metáfora, para que el inconsciente lo entienda, al tiempo que hay que actuarlos con el cuerpo, para acceder a donde realmente están almacenados.

Paola Ponroy
paola@pypnews.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *